Opinión

Imaginar la Ley del Suelo o Ley Kiessling

“El pasado enero, el presidente del Gobierno de Canarias, el nacionalista Fernando Clavijo, aseguró que la falta de licencia para la construcción del nuevo Siam Park en Maspalomas era un ejemplo de la situación a la que se enfrentan los inversores en el Archipiélago y demostraba la necesidad de la Ley del Suelo.” (eldiario.es 12 de abril de 2017) El empresario alemán, cuyo origen de capital es más que dudoso,

La maldita Ley del Suelo

La Ley del Suelo de Canarias reduce los controles sobre la urbanización del territorio. Los precursores alegan que había una “maraña legislativa”, pero lo cierto es que muchos atentados urbanísticos se frenaban por entes superiores a la institución que lo autorizaba o promovía. A partir de ahora se considera soberano el Cabildo o Ayuntamiento que lo autorice en primera instancia. ¡Cuánto peligro! Sin duda, dicha legislación está hecha a la

La quimera antimilitarista

La utilización más común del término “quimera” en política, es la segunda acepción que nos da el diccionario de la Real Academia (Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo). Lo que exponemos a continuación no es ninguna quimera. Tratamos el tema con realismo, posiblemente inusual y evitando antecedentes históricos antimilitaristas del propio Archipiélago, pero siempre desde la intención de trazar un camino hacia la

Una situación peligrosa para los peatones

La zona del Parque de Taoro y las escaleras son asiduamente transitadas por turistas y locales en gran número diariamente, en la curva que forma la carretera entre el viejo hotel y ex casino Taoro y el hotel Miramar, curva sin visibilidad. Allí tiene el Miramar la puerta de abastecimientos y aparcan diariamente furgones y camioncitos sobre la acera obligando a los peatones a lanzarse a la calzada y estar

El cocodrilo enano de Canarias

Cuando llegaron a este archipiélago africano los primeros europeos, empezó la deformación de la cultura aborigen. La política de imposición de la cultura del conquistador siempre fue un factor básico del colonialismo, que pretendía desvincular de sus raíces al pueblo invadido para que hechos diferenciadores se diluyeran y dejaran en estado de indefensión argumental a los nativos menos sumisos, y nunca se planteó el imperialismo la convivencia de ambas culturas,

Sin soberanismo no hay soberanía

De la misma manera que sin independentismo no hay independencia. A simple vista estas frases pueden parecer de una lógica digna de Rajoy, pero considero necesario que se abra una reflexión en las organizaciones y las gentes que comparten estas posiciones, sobre qué actores al final son los que resultan determinantes en el logro de estos objetivos políticos. Este análisis debería tener en cuenta los procesos que se han dado

Tenemos la obligación de construir un movimiento

No tenemos alternativa. Mientras la situación social, política y ambiental es cada vez más insostenible para la mayoría social e inaceptable para aquellas personas que exigimos justicia social, la estructura de poder que lo fomenta se encuentra intacta. El bipartidismo (o tripartidismo) ha resistido. El ciclo de protestas y desencanto político derivado de la crisis económica no ha sido suficiente para tambalear la estructura del poder existente. La pretendida canalización

Ladrillo I de Canarias

La maquinaria ambiental de Canarias está en marcha. Atrás quedaron las moratorias y aquello del ‘desarrollo sostenible’ tan manoseado y malinterpretado, por una larga lista de personajes nefastos para el territorio canario. En ella han metido el anteproyecto de la Ley del Suelo del Gobierno de Canarias y la Ley de las Islas Verdes, auspiciada, esta  última, por el Cabildo Palmero en un culo veo, culo quiero. De la Ley

La larga sombra de Soria

Como un guirre que voló tan cerca del Sol que eclipsó Canarias, y parte del sur de Europa, la sombra del personaje non grato vuelve a oscurecer el panorama en la política de los medios de comunicación. ¡Qué escándalo! Un elemento con cargo institucional que escondía dinero para no pagar los impuestos correspondientes, que robaba a su propio Estado y, por lo tanto, al resto de ciudadanos que tendrían que