Opinión

Sin soberanismo no hay soberanía

De la misma manera que sin independentismo no hay independencia. A simple vista estas frases pueden parecer de una lógica digna de Rajoy, pero considero necesario que se abra una reflexión en las organizaciones y las gentes que comparten estas posiciones, sobre qué actores al final son los que resultan determinantes en el logro de estos objetivos políticos. Este análisis debería tener en cuenta los procesos que se han dado

Tenemos la obligación de construir un movimiento

No tenemos alternativa. Mientras la situación social, política y ambiental es cada vez más insostenible para la mayoría social e inaceptable para aquellas personas que exigimos justicia social, la estructura de poder que lo fomenta se encuentra intacta. El bipartidismo (o tripartidismo) ha resistido. El ciclo de protestas y desencanto político derivado de la crisis económica no ha sido suficiente para tambalear la estructura del poder existente. La pretendida canalización

Ladrillo I de Canarias

La maquinaria ambiental de Canarias está en marcha. Atrás quedaron las moratorias y aquello del ‘desarrollo sostenible’ tan manoseado y malinterpretado, por una larga lista de personajes nefastos para el territorio canario. En ella han metido el anteproyecto de la Ley del Suelo del Gobierno de Canarias y la Ley de las Islas Verdes, auspiciada, esta  última, por el Cabildo Palmero en un culo veo, culo quiero. De la Ley

La larga sombra de Soria

Como un guirre que voló tan cerca del Sol que eclipsó Canarias, y parte del sur de Europa, la sombra del personaje non grato vuelve a oscurecer el panorama en la política de los medios de comunicación. ¡Qué escándalo! Un elemento con cargo institucional que escondía dinero para no pagar los impuestos correspondientes, que robaba a su propio Estado y, por lo tanto, al resto de ciudadanos que tendrían que

España: ¿Elecciones? ¡Oh no!

“¡Oh no!” parece ser la expresión que traduce el ánimo político de los representantes del pueblo español. Una expresión antidemocrática que señala a España como lo que es; lo mismo que podría haber dicho un dictador que se viese obligado a ponerle urnas al pueblo: España es lo que es. La forma de gobierno española, con el sistema electoral donde se sustenta, no está preparada para situaciones multicolores. Ahora, después

Estrato político-social

Queramos o no aceptarlo, la fragmentación en cuanto a pensamiento político y actitud social es una realidad. Planteamos a continuación una identificación de segmentos diferenciados y enfrentados en la actual sociedad canaria, que observamos dividiendo en cuatro las posturas ciudadanas en relación a la visión de la sociedad actual del Archipiélago, sin profundizar en la visión política reconocida y clasificada por baremos anteriores (más que antiguos). Tampoco nos valdremos de

La sociedad fracasada

Nos hemos tragado un modelo social que ha fracasado, se mire por donde se mire. Pero es que el inmovilismo político al respecto produce que la situación se agrave continuamente. En Canarias no se puede hablar del número de indigentes o personas que quedan fuera de las estadísticas oficiales, porque una acción municipal común o mayoritaria deja fuera de los padrones municipales a comunidades enteras de vecinos; como es el

Ley del suelo

Nos enfrentamos, una vez más, a decisiones institucionales unidireccionales sobre uno de los recursos más fundamentales para cualquier pueblo del mundo, la tierra. Nos enfrentamos, una vez más, en esta mentira mal llamada “democracia”, a que unos pocos, en menos de un mes, desde sus cómodos sillones decidan el presente y el futuro del modelo territorial para Canarias. Un modelo expoliador e insostenible donde el binomio turismo-especulación quedan sumamente presentes

La prioridad es dar salida a la crisis humanitaria en Idomeni

Más de 2.000 de las 8.000 personas refugiadas que se encontraban atrapadas desde hace varios meses en el campo de Idomeni, en la frontera de Grecia con FYROM, han sido trasladadas en autobuses en estos dos últimos días rumbo a varios centros de recepción abiertos en Grecia. La situación en Idomeni era absolutamente inaceptable y la prioridad es, sin duda, dar una solución inmediata a la crisis humanitaria desatada en

Desbordamiento democrático en España

¿Es un espejismo? ¿O solamente un simulacro, como lo del 15M? Cierto es que la monarquía democrática española no tiene fundamento para sobrevivir en este siglo XXI, por lo menos bajo el sello de democracia. Pero es cierto que se nos pretende convencer insistentemente. Da hasta cinco definiciones directas la Real Academia Española de la lengua. Cuesta escoger la que define correctamente al actual régimen español. Quizás, la más apropiada