ANC apoya los actos de Intersindical Canaria y exige al resto de sindicalistas que se muestren en las calles

por | abril 29, 2014

El partido de nacionalista de izquierdas dice que el resto del sindicalismo tiene que mostrarse reivindicativo y tomar ejemplo de Intersindical

Por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París 1889) el 1º de Mayo es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, sindicalistas que fueron ajusticiados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha, por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886.

Hoy, el homenaje a aquellos trabajadores se ha extendido por casi todo el planeta y la exigencia de una jornada no superior a ocho horas, que entornos como el nuestro ha estado legislada a pesar de existir hoy mil trampas para saltarse aquel acuerdo. La mayoría de los trabajadores son ignorantes de que el origen de este logro laboral tuvo un fuerte coste y existe gracias al compromiso ejemplar de unos sindicalistas de finales del XIX.

Desde ANC hacemos llegar este primero de mayo nuestra más sincera muestra de solidaridad a Intersindical Canaria, al tiempo que nos manifestamos partícipes de la izquierda que brega cada día por las mejoras laborales y la defensa de los derechos de trabajadores, además de mostrar nuestro más firme compromiso por conseguir la igualdad y justicia social que merecemos todas las personas del archipiélago.

Para ANC, no hay justificación para quienes se esconden detrás de sindicatos amarillos, que se desaparecen cuando ven venir otra agresión a la clase trabajadora y reaparecen cada vez que se convoca una huelga general, una vez hemos sufrido otra pérdida de derechos. «Esa actitud es de complicidad total y debe ser castigada por la clase trabajadora» aseveran desde ANC.

Por ello, desde el partido se llama a trabajadores y trabajadoras a sumarse a los actos que convoca Intersindical Canaria y tomar las calles con la valentía y propiedad, que corresponde a la clase obrera de la sociedad Canaria.